Qué debes mirar en la etiqueta de un vino

Nombre: es la denominación comercial del vino.

Denominación de origen: En España es obligatorio informar en la etiqueta de sí el vino forma parte de una Denominación de Origen (DO) o de una Indicación Geográfica Protegida (IGP). Si no es así, se debe aclarar su categoría: vino espumoso, vino de aguja, vino de licor…

Graduación alcohólica: es obligatorio poner el porcentaje de alcohol en la etiqueta. Es una información útil que nos va a dar pistas sobre su cuerpo, ligereza o contenido en taninos, entre otros aspectos. Si no lo queremos muy potente, vigilemos que no supere el 13%.

Productor (y embotellador si es diferente): otra de las informaciones que deben aparecer es el nombre del productor del vino. En el caso de que se haya embotellado en un lugar diferente (como sucede con algunas pequeñas bodegas), también hay que indicarlo.

Lugar de origen: si un vino es de exportación, es obligatorio especificar su país de origen.

Contenido en sulfitos: la mayor parte de los vinos contienen sulfitos para garantizar su conservación de posibles alteraciones biológicas. Es obligatorio añadir esta información.

Capacidad de la botella: otra información fundamental. 

TIENDA